Evita que tu newsletter se considere SPAM

Posted by on 27/noviembre/2013 in Artículos destacados

El SPAM es un tema del que hemos hablado ya algunas veces en este blog, pero lo hemos hecho siempre de manera circunstancial. Sin embargo, el SPAM es un problema muy serio, y que tu boletín se considere SPAM es aún más serio. De modo que debes tener muy claro qué cosas debes evitar para que ni el gestor de correo, ni tus propios suscriptores, te consideren correo basura.

Así que vamos a ver cómo evitar este problema.

¿Qué es el SPAM?

Muy rico para comer, muy fastidiado para el marketing online

Muy rico para comer, muy fastidiado para el marketing online

La pregunta básica, que se responde en tres palabras: CORREO-NO-DESEADO

También conocido entre amigos como “correo basura”, son todos aquellos emails que llegan a nuestro gestor de correo sin que nosotros lo hayamos solicitado, o sin que lo deseemos. Y ojo, que entre “no solicitar” y “no desear” hay una sutil diferencia que deberemos tener en cuenta.

Porque tu newsletter no solo ha de pasar los filtros automáticos de cada gestor de correo. También ha de pasar el filtro de tu audiencia, que si has hecho las cosas bien sí te habrá “solicitado”… y sin embargo puede considerarte SPAM y no desearte en su bandeja de entrada.

Cómo evitar que los filtros te consideren SPAM

Cada gestor de correo electrónico tiene un filtro antispam determinado. Estos filtros utilizan una serie de factores para determinar si un correo entrante es SPAM o no lo es: según la fiabilidad del remitente, del servidor de origen, el formato y cuerpo del correo… Pero sí hay algunos factores que parecen comunes a todos y que debemos evitar. Aquí tienes algunas buenas prácticas:

  • NO INCLUIR ARCHIVOS ADJUNTOS: La principal vía de infección a través de email son los archivos adjuntos en un correo, y en general todos los filtros clasifican como SPAM un correo masivo, o de remitente desconocido, que adjunte un archivo. Si deseas que tus suscriptores reciban un determinado archivo, lo mejor es incluir un botón de descarga en el cuerpo del boletín, o un enlace redireccionando a una página de descarga.
  • NO UTILIZAR PALABRAS “PROHIBIDAS”: El SPAM se caracteriza por utilizar un lenguaje determinado, así que los filtros antispam escanean el documento (desde el Asunto hasta el cuerpo del texto) en busca de las palabras que por lo general se relacionan con el SPAM: “gratis”, gane dinero”, “sexo”, “urgente”, “viagra”… Os recomiendo un excelente artículo al respecto donde han desgranado una enorme cantidad de estas palabras no recomendables.
  • NO UTILIZAR MAYÚSCULAS NI CARACTERES ESPECIALES EN EL ASUNTO: Las palabras prohibidas que comentamos antes son especialmente graves en el Asunto del mensaje. Y es que, como ya sabes, el Asunto es una de las partes más importantes del email marketing. Por lo que no sólo necesitas que le guste al suscriptor (hablaremos de eso enseguida) sino que el filtro antispam no te lo tumbe.

Así que lo primero que debes evitar es utilizar esas palabras prohibidas en el Asunto. Pero lo segundo, es no jorobarla metiendo texto en mayúsculas (otro signo de SPAM) o utilizando caracteres especiales: ni el $, ni el €, ni un montón de exclamaciones o cualquier otro signo de los que se ven normalmente en el correo basura.

Cómo evitar que los suscriptores te consideren SPAM

Newsletter spam

Seguro que cuando envías un boletín y miras la estadística de apertura, alguna vez has visto un pequeño porcentaje de suscriptores que ha marcado tu correo como SPAM. ¿Significa eso que no pasaron el filtro? No. De hecho, es posible que aún evitando lo comentado arriba, tu email llegue como SPAM y el usuario tenga que sacarlo de esa categoría. ¿Verdad que a veces te llegan como SPAM correos que no lo son?

Pero este caso es diferente. Se trata de un correo que ha superado el filtro, y sin embargo el usuario ha considerado SPAM. ¿A qué puede deberse?

  • SUSCRIPCIÓN VOLUNTARIA: Esto es de cajón. Dado que SPAM es correo no deseado, si envías un boletín a personas que no lo han solicitado, no es que te consideren SPAM. ¡Es que lo eres! Por tanto, es indispensable que el usuario se suscriba voluntariamente a tu lista. De hecho, deberías utilizar un sistema de doble verificación: primero el usuario se registra y da su conformidad, e inmediatamente le llega un correo pidiéndole confirmación de la suscripción mediante un clic. A partir de ese momento, es el usuario es que te da permiso para enviarle emails, y por tanto, ya no debería considerarte SPAM. Sin embargo, sigue ocurriendo. ¿Por qué?
  • FRECUENCIA DE ENVÍO: Porque el usuario ha dado su conformidad, pero además tiene que convencerle lo que le envías. Y si le agobias, por ejemplo con una frecuencia de envíos demasiado alta, acabará aborreciéndote y considerándote SPAM. La frecuencia óptima está entre el envío semanal, y el quincenal. Enviando más de un email a la semana, posiblemente acabarán hartos de ti (a menos que se trate de un perfil de cliente que DESEA esa alta frecuencia. Pienso ahora mismo en las tiendas de compra colectiva tipo Groupon, LetsBonus, etc, que envían emails casi diarios con nuevas ofertas).
  • CARÁCTER DE LA NEWSLETTER: Cuando el usuario se suscribió a tu lista, esperaba algo. Si no se lo das, se sentirá defraudado, y ya no deseará tus correos. Es así de sencillo. Por tanto, es clave que el usuario entienda qué habrá en la newsletter, y que el contenido no lo maree. Si creaste unboletín para que el usuario reciba “los mejores consejos sobre XXXXX”, y en vez de consejos, solo recibe descripciones de productos tuyos invitando a comprar, estás incumpliendo tu palabra. Y que en ocasiones, un lenguaje excesivamente comercial en detrimento de la calidad de la información puede ser contraproducente.

Newsletter SPAM

Quede claro que nunca llueve a gusto de todos. Siempre habrá alguien a quien no le guste tu boletín, de lo que se trata es de que la proporción sea pequeña, pequeñísima. Pero entonces, a esa persona debes darle una opción para darse de baja. Es mil veces mejor una baja en la lista que ser considerado SPAM. Ni que sea porque ninguno de los dos se va a leer tu correo (y mucho menos conseguirás una conversión), pero al menos el que se da de baja no ocupa espacio en tu lista.

Por tanto, no tengas miedo a las bajas. Y sobretodo, que ese miedo no te lleve a hacerte el loco y esconder la opción de darse de baja: nunca convencerás al suscriptor atrapándolo en tus redes digitales, sólo conseguirás que te marquen como SPAM. A enemigo que huye, puente de plata, y a suscriptor que huye… link visible para darse de baja.